Notas, Documentos e Informes para Autos Antiguos y Autos Clásicos de Colección.

Cómo obtener el registro de automóviles clásicos

El mercado de seguros para autos clásicos

Los cazadores de la joya perdida

Autos clásicos bajo la lupa

Los autos clásicos, un tesoro que los cubanos cuidan por necesidad

Registro de Automotores Clásicos

Inscripción Inicial de Automotores Armados Fuera de Fábrica

El Isard, Un auto bien aceitado (por Guillermo Aguirre).

LOS AUTOS CLÁSICOS, UN TESORO QUE LOS CUBANOS CUIDAN POR NECESIDAD

Se trata de unos 60.000 vehículos de las décadas del 30, 40 y 50. Es la mayor colección fuera de EE.UU. Muchos están en excelentes condiciones, gracias al ingenio cubano. Buscan promoverlos como atractivo cultural.


LA HABANA.- Hay algo de la Cuba actual que invariablemente deja atónitos a los turistas estadounidenses: el espectáculo de calles repletas de autos Chevrolet, Buick, Ford, Chrysler y Cadillac de la década del 50, algunos de ellos tan bien conservados como los que están en manos de coleccionistas de autos clásicos antiguos en Estados Unidos. Se cree que esta flota de autos, que se calcula en unos 60.000, es la mayor colección de vehículos estadounidenses clásicos fuera de Estados Unidos, y es una parte tan integral del paisaje cubano como las palmeras.

Pero, detrás del brillante cromo y las exageradas aletas posteriores de estos modelos existe un mundo de necesidad, de improvisación y de simple darwinismo. Los mecánicos cubanos canibalizan los Lada y Volga rusos en busca de partes. Fabrican réplicas exactas de los adornos del cofre usuales en los años 50, y de los parabrisas.

Y como líquido de frenos, utilizan una mezcla de aceite, champú y jabón.

"¡Y funciona!", dice Julio, un taxista que es uno de los personajes en un documental de la PBS titulado "Los autos clásicos estadounidenses de Cuba", que se está transmitiendo en Nueva York.

El documental se centra en la notable supervivencia de este producto secundario de la revolución, que da a Cuba buena parte de la sensación de ser un país congelado en el tiempo.

Los autos distan mucho de ser sólo una atracción turística. Después de que Fidel Castro tomó el poder en 1959, Estados Unidos impuso un embargo sobre la isla, prohibiendo las importaciones de bienes estadounidenses para el consumidor, y la gente conservó sus autos por necesidad.

Ahora, más de 40 años después, si bien los autos siguen siendo usados para el transporte, frecuentemente como taxis, también se han convertido en legados muy apreciados que pasan de generación en generación, en algunos casos desde los años 30. "Empezaron siendo una necesidad, pero ahora se siente orgullo por los autos", dice Terrel Cass, gerente de WLIW, la estación de televisión que produjo el programa para PBS. "Parece como si en Cuba todo el mundo fuera mecánico", dice.

Pero cada día los autos se acercan más a la extinción. Leo Etonn, el director del programa, dice que los cubanos le dijeron que hace cinco años uno de cada tres autos en la calle era un modelo anterior a 1960. El pasado noviembre, sólo uno de cada cinco autos lo era.

Los aficionados estadounidenses de autos clásicos, que se han organizado para defender las antigüedades cubanas, dicen que las mayores amenazas para estos autos son la escasez de partes y la falta de manuales de fábrica. Un grupo llamado TailLight Diplomacy se acercó a funcionarios cubanos para proponer intercambios entre los amantes estadounidenses y cubanos de los autos clásicos. Esperan promover los autos clásicos como un activo cultural nacional, como los tranvías de San Francisco o las góndolas de Venecia.

Para hacer su parte, los estadounidenses desean enviar a Cuba partes, junto con manuales y otra información que garantice que sean restaurados según los estándares internacionales.

"Los estándares de desempeño que promovemos los haría durar otros 48 años", dice Rick Shnitzler, organizador del grupo. Añade que sólo en Cuba se combinaron la historia y las circunstancias para que toda una sociedad conserve los autos y los convierta en un tesoro nacional. De los 60.000 vehículos clásicos, la mitad es de la década del 50, otro 25% es de 1940 y un número similar de la década del 30. Según Shnitzler, si bien el 20% de los autos estaba en terribles condiciones, la mayoría fue conservada gracias a la simple capacidad de improvisar de los cubanos.

Por Mireya Navarro.



Fuente:  http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=402869


Videos| Repuestos Motomel| Revista Autos de Época| Revista Ruedas Clásicas| Revista Classic Cars
Preguntas Frecuentes| Seguros| Clubs| Notas| Contáctenos| Subscribir eMail